Blog

Diario de una perdida

Anuncios

A continuación, escribiré, unas cuantas notas, pensamientos y lamentos, con algún sentido espero, tratando de dar significado y poner en un orden aquella serie de sentimientos por los cuales he pasado desde el día uno. Con esto quiero egoístamente ver como he salido adelante y darme cuenta de que, aunque aún triste y afectado por la vida y su frialdad, he estado mejor cada día. Y dejando de lado el egoísmo, espero que te puedas sentir identificado, leerlo cuando alguno de los tuyos te falte y darte cuenta de que 1- es un proceso normal en el que lamentablemente todos en algún momento debemos pasar si es que vivimos para ello. 2- Cada proceso es diferente, pero se vive generalmente a través de etapas con las que se puede sentir similitud.  

Dia 1:

Casualmente el día uno, caminando entre tiendas, pensando en esa persona que la vida me quitó (nos quitó), tuvimos una alerta horas antes, pero nada que nos indicara la realidad de la triste noticia, simplemente un mensaje no contestado. Una hora mas tarde, una llamada, ¿una llamada? No era algo normal, de inmediato un presentimiento de angustia me recorrió el cuerpo, desde las piernas hasta mi cara que, de una sonrisa cálida y unos ojos brillantes, opaco con una cara larga y sin emociones y una mirada vagando hacia el vacío. ¿Pero cómo? – Conteste. Tenía que explicárselo a alguien más. ¿Como explicar algo, y hacer a alguien mas entender algo que se quedo pegado en tu oído y no logro pasar a tu mente? – le di la mala noticia a quien me acompañaba ese día, quien había partido era tan importante para ambos. Un minuto, una hora, no sé. No lloré, no entendí.

Llegamos ambos a mi casa, una nueva llamada en calma que nos explicara que paso, una idea en el fondo del alma que nos dijera “Fue solo un malentendido, todo está bien” una esperanza en el corazón que la mente aun a sabiendas que era imposible de repente se colaba entre las neuronas y me hacia creer. Quería creer. Pero las palabras de otro lado de aquella videollamada nos decían lo contrario. Ver su cuerpo a través de una pantalla, ahí tan vacío, ¿en que momento dejo de ser?

La noche se hizo corta y larga, cerré los ojos pero nunca dormí.

En este día, mi sentimiento más profundo era la confusión, sinceramente no entendía nada, me sentía aturdido y al mismo tiempo atrapado en una realidad alterna donde nada malo había ocurrido

Dia 2:

Anuncios

Desearía haber estado con todos mis seres queridos desde el día uno, pero una prueba mas tuve que superar. El día 2 llegaba con la cruda realidad, llegar a la casa, ver a mis seres amados sufriendo igual que yo, encontrar un cuerpo frio, escuchar el silencio de su ausencia, sentir el día gris e imaginarse tristemente la realidad de una vida, mi vida, sin aquel ser amado.

Muchos amigos, y familiares, amigos de mis seres queridos y amigos de quien se nos adelanto en la muerte. La compañía que realmente te mantiene con los pies en la tierra, en aquellos momentos tan extraños donde nuestra mente divaga, nos recuerdan que hay mucha vida aun en este mundo, mucho amor y que la vida tiene que continuar.

Me siento triste y al mismo tiempo feliz, la tristeza es algo más, un sentimiento muy fuerte, al mismo quiere opacar a los otros, pero eso no es del todo cierto, una sonrisa que te provoca ver a un niño jugar, la alegría que te provoca ver a tus amigos reunidos por el amor que te tienen, puse en perspectiva mi vida y como quisiera vivirla.

Un día largo, que me sirvió de despedida, triste al ver que la tristeza se compartía más allá de mi familia, feliz de ver a cuanta gente le cambio la vida, y en cuantas personas en su corazón vivirá, para siempre.

Un momento en el que muchas palabras de sabiduría, experiencias vividas y relatos de alegría son compartidas, lamentablemente en el mismo momento en el que mi mente es tan inestable para recordar y aplicar todo aquello para el resto de mi vida.

5 tazas de café, repostería cada tanto, tragos amargos de realidad, y una vista puesta en el “¿ahora qué?”

En este día, mi sentimiento más profundo era la tristeza seguida de la presencia de confusión, triste de ver como, aunque entre momentos felices, la cruda realidad nos golpea

Dia 3:

Anuncios

Despedida.

Es una despedida simbólica, quizá nuestra despedida fue aquel ultimo abrazo que nos dimos, quizá la despedida fue el sueño que tuve anoche.

Despedida significa que te vas, pero realmente aun no lo siento, te siento conmigo, te imagino conmigo y no quiero dejarte ir. Claro que trascendiendo a una creencia cristiana y a un descansar para vos, si te quiero dejar ir, y que seas feliz en un descanso eterno, y que no te aflijan las cosas de este mundo. Pero aun te veo cumpliendo tus metas que tenías, te veo disfrutando tus comidas favoritas, viajando a los lugares que te gustan, contándonos tus experiencias y haciéndonos reír, oh que nos hacías reír siempre.

Pero ahí estas, en una caja tan inerte, con tu ropa favorita, mientras yo te veo, te agarré de las manos, te lloré en tu pecho. Y te dije un adiós, le dije adiós a tu cuerpo únicamente.

Hoy nos acompañaron menos, el Covid nos ha revolcado una vez más, siento enojo de todo lo que ha pasado por culpa de esa enfermedad, por la ineficiencia del gobierno y sus normativas sin sentido y corruptas, busco culpables, ¿a quien le echo la culpa de todo este enojo?

Frente a un altar te cantan, te recitan y te oran, te echan incienso y agua bendita.

Juntos lo llevamos a dar una pequeña ultima caminata juntos, hasta aquel campo de césped y cemento en el que descansan la mayoría de nuestros seres amados que ya pasaron a otro plano.

A sabiendas que nunca mas lo volveremos a ver en esta tierra, que lo que alguna vez fue su cuerpo se ira deshaciendo poco a poco polvo, y volverá a la misma tierra de la que fue hecho.

Sin llorar me despido, tristemente veo como tierra cae sobre el hueco, en mi mente palabras aleatorias que alguna vez me dijiste.

Una canción me resuena, lo que una vez fue tu tono de llamada, “Light my Fire – The Doors” la busco en mi celular y la pongo, al mismo tiempo una briza levanta el polvo revuelto y seco que queda por las demás lapidas hechas de cerámico, y como un ultimo abrazo se mueven las copas de los arboles al son de aquella pieza.

De nuevo, mis seres queridos que aun viviendo organizan un almuerzo, una sopa, una pizza, un café, una comida llena, y juntos compartimos y celebramos lo que una vez fue una vida que nos dio mucha felicidad. Contamos historias, chistes y momentos de alegría. De vez en cuando un silencio incomodo lleno de dolor.

En este día, mi sentimiento más profundo fue la ira, y que, aunque pase el tiempo y recuerde me vuelve a dar. Ira con todo lo que ocurrió en un mismo momento y que desenlazo en lo que nadie quería.

Semana 1:

En esta semana me dedique a acomodar, buscar y recordar cosas entre sus pertenencias, encontré demostraciones de su amor, sus aficiones, parte de las cosas que aun quería hacer, llore y sonreí miles de veces, se me rompía el corazón cada vez que descubría que dejo muchas cosas como “trabajo en proceso” lo cual demostraba como la muerte llego de improviso.

Transforme una habitación de trabajo a una habitación de recuerdo, que siempre que llegue ahí me acuerde de todo lo que hiciste, tu lado artístico, e intelectual.

No me motivan muchas cosas en esta semana, se me olvida que hora es, los días se me hacen cortos, no me da tiempo de hacer todo lo que quisiera, no tengo horarios para comer, se me olvida que tenia que cocinar, tuve que pedir comida hecha muchas veces.

La soledad me gusta porque no tengo que sostener ninguna emoción para poder socializar, no me gusta no tener nada que hacer porque una mente vacía me transmite solo pensamientos negativos y tristes, divago en el que “hubiera pasado si”

Cualquier cosa me hace enojar, casualidades de la vida que nos pasan todos los días cobran mas importancia, y siento que ya nada malo puede pasarme.

Curiosamente esta semana dormí bien, 8 horas diarias.

Creo que Sali de mi casa y fui a la montana un par de veces, recibí visitas de amigos y familiares, no recuerdo bien, mi memoria es como un sueño. De esos que te despiertas y sabes que soñaste algo, pero no te acuerdas los detalles, todo es borroso.

En estos días, en medio de todos los sentimientos, y aun en estado y shock y confusión, mucho de mi tiempo lo sentí provechoso, leí muchas cosas que estaban por ahí, entendí muchas cosas, y recordé muchas palabras, aprendí en este proceso y aunque triste, y enojado aun con el mundo tuve una actitud serena  

Primer Mes

Cada canción que suena tiene de fondo un significado totalmente distinto, pero al escucharla con una herida la canción se torna en algo más, algo personal.

No he dejado de soñar con vos, me despierto en las madrugadas con tu imagen, a veces te sigo viendo unos segundos cuando recién abro mis ojos.

He vuelto al trabajo, y aunque un poco distraído he logrado enfocarme en mis tareas diarias y salir con el trabajo mínimo, me di cuenta de que algunas metas que tenía para este año no tienen sentido, y las he puesto en espera, tenia unas cuantas metas que te involucraban.

Sigo sin ganas de cocinar, he comprado la mayoría de comida ya hecha, no me he preocupado por mi apariencia, ya que casi no salgo de casa, tengo la barba creciendo, el pelo hecho un desastre y uso solamente ropa para estar en la casa.

La casa esta hecha un desastre, he acomodado y limpiado lo mínimo para poder vivir.

Hay días que creo que ya me siento super bien, pero al día siguiente amanezco con una tristeza que me inunda.

¿un mes ya? – me digo. No hay día que no te piense. Me daría miedo pensar que habrá un día en que no lo haga, ¿es inevitable? No sé.

¿Es egoísta empezar a sentirme mejor, mientras los demás aun no? Muchas preguntas me aparecen de la nada, pocas respuestas llegan.

Aun de vez en cuando me sueño que todo fue un mal entendido, “Esta viviendo por ahí” “fue solamente un susto”, esos días al despertar de tan agradable sueño son los peores.

El enojo ha bajado, la confusión también, aunque los sueños me confunden al despertar ya estoy centrado en la realidad. La tristeza y depresión me atacan a diario. A veces hasta culpable me siento si un día me sentí bien. Es extraño

Segundo mes:

Anuncios

Apenas me siento saliendo de un sueño, una pesadilla, aun pienso en ti cada día, y cada noche, me despierto en la oscuridad y creo que te veo, poco a poco desapareces, aun no se cumplen los dos meses, en esta época es tu cumpleaños.

He tratado de comer mejor, pero a veces carezco de motivación para hacerlo. Empecé a ir de nuevo al gimnasio, estoy corriendo y haciendo ejercicios de fuerza, realmente el ejercicio ayuda a combatir la pereza y la depresión.

Puede ser el día mas lindo del mundo, y de repente una depresión inmensa me inunda el alma, te he perdido y no te volveré ver jamás en esta vida, ¿en otra? No lo sé, espero que sí. Me has dado esperanzas de creer que volveré a verte, en eso creías.

De nuevo solo quiero escuchar música que escuchabas vos, sos el fondo de pantalla de mi reloj, y cada vez que veo la hora te recuerdo, y le doy sentido de nuevo a mi vida.

Quisiera darle un significado y aprender de esto, pero es muy difícil. Creo que estoy muy cerca de volver a ser yo mismo, pero no estoy seguro si igual, peor, o mejor que antes.

El tiempo se siente diferente, no pasa a la misma velocidad que antes, me pregunto acerca de la muerte y siento la muerte muy cercana a mí, veo la muerte en mis seres queridos, y la veo muy cerca, como muy posible, y eso me asusta, me entristece y me hace sentir muy vulnerable.

¿Qué más vendrá para mí? ¿Iré a mejorar o empeorar? ¿Qué me depara el futuro? – tengo miedo, ansiedad, ¿positivismo? Si también.

Pues creo que aun me falta por escribir. Espero poder darle un capítulo más, de superación, por ahora queda inconcluso.

En este mes mi sensación de logro esta presente, me siento feliz de haber salido de aquellos estados de ánimo extraños e incontrolables, estoy enfocado en hacer cosas que me hagan bien, y que me hagan feliz.  De repente lloro, me bajoneo, me da insomnio, pero no es lo normal. Aun no me siento en un estado de naturalidad, pero creo que llegare pronto. Te siento cercano a mi pero acepto las cosas como son, al aceptarlas me entristece, pero al entristecerme me fortalece porque ni mi mente ni mi cuerpo se pueden acostumbrar a eso, alguna manera hare para vivir mi vida por siempre sin ti.

¿Han pasado por algo así? siéntanse libres de compartir aquí sus experiencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s